E PLURIBUS UNUM


(3-28-13)

Siempre interesante ver la ‘dicta[1]‘ de los periodistas de PR cuando cubren algo ‘Natzional’, como lo ha sido el caso contra Alexis Candelario, un gatillero que fue convicto en 22 cargos de asesinato. En efecto, el país se ‘paralizó’, mientras los miembros del jurado deliberaban sobre el aplicar la pena de muerte.

Algo muy citado por los ‘ilustrados’ periodistas, fue como en 18 estados no era legal la pena de muerte. En efecto, tratando de timar al lector en creerse que esto que le hacían al ‘pobre’ Alexis, no se lo hubieran podido hacer en esos estados ‘iluminados’.

Cuando leo estas cosas, de verdad me enorgullezco de ser graduado de Mayagüez, no de la iupi. Así que tratemos de explicarles a estos analfabetas, una ves más, la diferencia entre las Constituciones estatales y la Federal.

EEUU es una colección de Estados. Es decir, primero fuimos 12 colonias separadas (Si, 12, léanse la historia de Vermont, y se dan cuenta de que esos cabrones comunistas se aparecieron casi al final), luego 13, y luego de ganar la Independencia matando al “Sassenach”[2] se incorporaron en una sola nación. Por eso, por encima de todo ciudadano, quedan siempre dos constituciones, la Federal (la que empieza, “We the people…”) y las estatales.

En efecto, la Constitución Federal (C) es como la carpa del circo, grandísima, pero con ciertos ‘boquetes’, áreas en las que los fundadores no pensaron o no decidieron. Bajo la carpa, están las sombrillas o parasoles (mas pequeños), que son las constituciones estatales (c) (o en el caso de la CACC, la del ELA). Si la Federal no dice nada sobre algo, y la Corte Suprema de de los EEUU (SCOTUS), no ha decidido, entonces usted como estado puede hacer lo que quiera. Pero si la Federal dice que Si/No, o SCOTUS ha decidido, la opinión del Estado ó CACC,  ¡No importa tres carajos!

Por eso, el que exista o no exista la pena de muerte en 18 estados, es insignificante. La realidad, es que la pena de muerte, es permisible bajo la (C) Federal. Que usted crea en ella o no, es inconsecuente. La mayoría (a través de 435 Representantes, 100 Senadores y los 9 de SCOTUS[3]), ya decidió, por todos.

En el caso de este pedazo de excremento humano, los crímenes cometidos cualificaban bajo la (C), por lo que estaba expuesto a la Pena de Muerte, no solo en PR, sino también en los ‘famosos’ 18 estados ‘iluminados’. De la misma forma que el aborto es legal en PR, y se pueden grabar llamadas telefónicas legalmente, a pesar de que la (c) local diga otra cosa. Porque de muchos, hicimos uno (E PLURIBUS UNUM)[4]. Y cuando eso se hace, se tiene que doblegar la opinión personal, o local, o regional, a la de la mayoría. Todos los demás argumentos, son dicta, en efecto, mierda. Así que estimados analfabetos de la prensa, edúquense…

Aprendemos juntos…


[1] Claro, opuesto a la dicta de un juez, la opinión de un pendejo periodista y cinco dólares le compra un frappucino en Starbuck’s.

[2] Si no sabe lo que significa, búsquelo, edúquese.

[3] Importante entender los limites del Presidente. Como ven, la opinión del Presidente es irrelevante. Aunque la hubiera vetado, con la súper-mayoría de los 435+100 y una opinión de 5-4 en SCOTUS, ¡tenemos!

[4] El latín es lenguaje de monumentos, en mi opinión, siempre se debe escribir en MAYUSCULA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: